¿QUÉ PRESIÓN PARA MIS NEUMÁTICOS?

ATRÁS >  CONSEJOS DE NEUMÁTICOS

La presión de los neumáticos es esencial para el rendimiento de tu vehículo y para tu seguridad. Es necesario comprobar regularmente la presión de los neumáticos para asegurarte de que no estás conduciendo con neumáticos poco o demasiado inflados. En ambos casos, es probable que afecten a la conducción en carretera y aumenten el consumo de combustible.

78%

Este es el porcentaje de conductores que conducirían con neumáticos poco inflados.

Una negligencia que podría costarles muy caro. *

* Étude BRIDGESTONE 2013

Volvamos a lo básico del neumático. El espacio entre el borde y la banda de rodadura está sistemáticamente ocupado por aire o nitrógeno. Es este fenómeno el que confiere al neumático su flexibilidad, elemento esencial para poder hacer frente a las deformaciones del terreno y a otros obstáculos, garantizando al mismo tiempo la seguridad y la comodidad de las personas que se encuentran a bordo del vehículo.

En otras palabras, la flexibilidad del neumático depende esencialmente de la presión del aire (o del nitrógeno) que contiene. Y esta presión de los neumáticos debe ser comprobada regularmente para asegurar que obtengas un rendimiento óptimo cada vez que necesites salir a la carretera.

LOS RIESGOS DE UNA MALA PRESIÓN DE LOS NEUMÁTICOS

Dependiendo de las propiedades del neumático, el vehículo (y su carga) y el terreno, tendrás que ajustar la presión de los neumáticos. Por ejemplo, recomendamos que sobreinflen ligeramente los neumáticos si tu vehículo tiene que transportar una carga determinada, lo que podría hacer que se deterioren en condiciones normales.

Los riesgos de un neumático sobreinflado

La presión excesiva puede tener varias consecuencias en el "estado de salud" del neumático. Un neumático sobreinflado tendrá un agarre menos efectivo, una vida más corta y estará expuesto a riesgos de desgaste irregular.

Como se ha expresado anteriormente, la sobrepresión de aire (o nitrógeno) reducirá la flexibilidad del neumático y aumentará el riesgo de pinchazos en caso de impacto o de conducción sobre obstáculos duros y afilados.

Los riesgos de un neumático poco inflado 

¡Cuidado! Conducir con neumáticos poco inflados es extremadamente peligroso. ¡Nunca corras este riesgo, aunque tus neumáticos estén en muy buen estado! Ten en cuenta que tus neumáticos son el único punto de contacto con la carretera. Si conduces con neumáticos poco inflados, degradarás la calidad de tu frenado. Esto dará lugar a mayores distancias de frenado y a la pérdida de estabilidad del vehículo, lo que aumentará el riesgo de aquaplaning en condiciones de humedad. Es el fenómeno de la subinflación que a menudo conduce a reventones de neumáticos en las carreteras.

Como regla general, un neumático es capaz de soportar una presión de hasta 10 bar. Por lo tanto, aunque no es recomendable, es posible conducir con un ligero sobreinflado. A la inversa, una subpresión de 0,5 bar es suficiente para dañar el neumático de forma irreversible y causar accidentes...

A título indicativo, los neumáticos poco inflados y/o dañados son responsables de más de 150.000 accidentes en Europa cada año. Son responsables del 6% de los accidentes mortales de carretera y del 9% en las autopistas. Cabe señalar que esta cifra puede aumentar hasta el 15% durante la temporada de verano (especialmente durante las oleadas de salidas de vacaciones), cuando los neumáticos tienen que soportar cargas muy altas y calor.

CUIDADO CON LA SOBRECARGA DEL VEHÍCULO

El término "sobrecarga" se refiere al umbral en el que el peso de tu vehículo se vuelve demasiado grande para ser soportado por sus neumáticos. Cuando se sobrecargan, los neumáticos se deforman bajo el peso del vehículo y se degradan más o menos rápidamente (dependiendo del grado de sobrecarga).

Para evitar cualquier riesgo de sobrecarga, recuerde comprobar el índice de carga máximo de tus neumáticos en su flanco. Con este indicador, el fabricante indica el límite de peso que no debe ser superado para mantener la integridad y el rendimiento original del neumático.

Ten en cuenta que la conducción sobrecargada hace que tus neumáticos se sobrecalienten, lo que puede hacer que revienten.

CÓMO COMPROBAR LA PRESIÓN DE LOS NEUMÁTICOS

Revisa tus neumáticos al menos una vez al mes.

Antes de empezar, ten en cuenta que el mantenimiento de los neumáticos puede ser muy caro. Con una subinflación de 0,5 bar, se expone a un aumento del consumo de combustible del 2,4%, es decir, una media de unos 30 euros y 58 kg de CO2 adicionales al año. Según un estudio de BRIDGESTONE, el sobreconsumo de combustible relacionado con la presión de los neumáticos se estima en 3.900 millones de litros por año, o 9,2 millones de toneladas de CO2. Por lo tanto, se recomienda encarecidamente comprobar la presión y el estado de los neumáticos una vez al mes.

Como recordatorio, la presión recomendada para tu vehículo puede consultarse en el manual del vehículo, en la etiqueta que se encuentra en el borde de la puerta del conductor o en el interior de la puerta del depósito.

En general, el fabricante recomienda dos niveles de presión (en bares): uno para conducir en "condiciones normales" y otro para conducir con una limitación de carga (muchos pasajeros o un maletero lleno). Este segundo valor equivale generalmente a un aumento de 0,2 a 0,3 bares del nivel de presión habitual.

En cualquier caso, sugerimos que siempre te refieras a esta segunda indicación. En efecto, este nivel de presión te permitirá ahorrar combustible y aprovechar un margen para no encontrarse en una situación de subinsuficiencia entre dos controles.

 

TODOS NUESTROS CONSEJOS SOBRE LOS NEUMÁTICOS